Monopolios y monopsonios

monopoly

En la lógica de los mercados existen varias situaciones que pueden ocurrir. Una de las más conocidas es el caso de los monopolios, donde dentro de una industria existe un sólo productor que ofrece un bien o servicio de forma exclusiva.

Cuando existe un monopolio el mercado cuenta con un productor único que es quien decide la producción de su bien o servicio y el precio del mismo. Su poder de mercado es muy grande, ya que es el único que abastece la demanda relacionada con su industria. El monopolio puro es el caso ideal, donde sólo existe un vendedor.

Aquí se da una particularidad en la que pueden estar interviniendo dos situaciones: un privilegio legal o un fallo de mercado, la primera siendo procurada por el gobierno de turno, y la segunda dada por una situación en la que el producto de un mercado no es suficientemente eficiente.

Del otro lado del mostrador encontramos a los monopsonios, que básicamente son una situación producida por un fallo de mercado en el que en determinado mercado existe un único consumidor.

Aquí es el consumidor el que suele fijar los precios y las cantidades de producción, pues los productores están atados a sus requerimientos, y deben adaptarse a los dictámenes que éste impone.

El Estado suele protagonizar el papel de monopsonio, y un claro ejemplo de ello es la industria armamentística, donde el Estado normalmente es el único agente comprador.

0 ComentariosComentar

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.